LA ADOPCIÓN CAMBIO MI VIDA…

IMG-20201202-WA0029-1

Testimonio de Maria Fernanda, familia ACUMI


“Iniciaré supongo por el principio trataré de ser breve si terminas de leer ¡gracias! 
Me llamo Fernanda mi pequeña familia consta de Ximena 9 años  Martha la abuela y Santi que ahora está en el cielo…
Es curioso cómo la vida te da lo que necesitas, Santi estuvo en una lucha durante 3 años 2 meses 22 días, el campo de batalla se llama leucemia, todo marchaba bien con altas y bajas, Ximena su hermana una niña de 9 años daba lo mejor de sí, siempre con una sonrisa, así que mi pequeña familia estaba feliz dentro de la situación, diría Santi en la adversidad de las cosas pasan cosas buenas.
Aún así, Santi sabía que algo hacía falta en esta familia, en el mes que me avisaron que entraría a cuidados paliativos, él simplemente dijo mamá quiero un perro, necesito un perro, yo estaba súper dudosa, decía estamos preparados para ¿un peludo?
Después de consultarlo con el doctor, con mi almohada, con todo, decidí traer un peludo a casa. Por asares del destino caí en ACUMI, yo no tenía la idea qué significaba, hoy entiendo todo, bueno sigamos… es ahí cuando la vida me dio una vez más lo que necesitaba y no lo que quería…
Y el 14 de febrero fuimos a elegir a nuestro ángel… teníamos dos opciones Teté y Negrita, enseguida que Santi dijo quiero a negrita ¡está espectacular ella toda peluda y feliz! Le dije mira a Teté es blanca y es más pequeña, y él solo dijo no gracias… ¡mira a Negrita!

Santi la acarició, la paseó, se sentó en el pasto con ella, la abrazó y dijo ok ok ¡me la llevo!

Roberto dijo, bueno no funciona así, tengo que hacer unos ajustes arreglos y así pero ¡en unos días te entrego a negrita! Y así es como 2 días después negrita estaba en mi casa.

Fué un día muy complicado porque ese día que Negrita llegaba a casa, Santi y yo caímos en el hospital. El estaba devastado pensando no estaré ahí para recibirla… Yo sólo le dije ¡no te preocupes, saldremos pronto y podrás abrazarla! Aquí viene una parte muy chistosa y hermosa… y digamos triste Santi jamás salió del hospital… sin embargo tuvo la oportunidad de tenerla unas horas en el hospital.

7 días después de conocer a negrita Santi cerró sus ojitos para nunca más abrirlos .
¡Adoptar fue lo mejor que me pudo pasar en medio de la desgracia! Todo se acomodo, ¡estoy segura que Santi nos quiso dejar un ángel disfrazado de perro bigoton!
Ahora negrita lleva en mi familia 8 meses. 8 meses en los que nos acompañó en el duelo, estuvo en el funeral como una guerrera. ¡Nos abraza cada vez que percibe la tristeza!


No debe pasar algo triste para que decidas adoptar, créeme tu no le cambias la vida al perro ¡ellos te la cambian!

Y así es como NEGRITA ES PARTE DE ¡ESTA PEQUEÑA FAMILIA!
Dios es grande, ¡acomidó todo para la partida de Santi!
¡Incluido un ángel!”

Maria Fernanda Valdés Olivera.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en email
Email

0