Apoyo ACUMI tras el sismo de Septiembre 2017 en CDMX

IMG_2498

Pasado el sismo del 19 de Septiembre de 2017 en México, todos estábamos conmovidos, dolidos, asustados y con ganas de ayudar. Y es así, como le dimos forma a nuestro programa Apoyo ACUMI, en varias ocasiones habíamos hecho actividades en donde nuestros perros de apoyo emocional, ofrecieron consuelo y acompañamiento en grupos que estuvieran pasando por un momento difícil o hubieran sufrido una pérdida reciente, la necesidad que ocasionó el sismo, dio pié a que nazca un nuevo programa con el que ACUMI podría seguir cumpliendo con su misión de apoyar a personas en circunstancias difíciles a mejorar su calidad de vida a través de la convivencia con perros de apoyo emocional, esta vez, con actividades acompañadas de un experto en salud mental que guíe la actividad con un objetivo puntual y que utilice a los perros como una herramienta facilitadora para la terapia.

En alianza con Ivonne Klein Maestra en Filosofía y Terapeuta por el ILEF, condujimos una actividad para brindar apoyo psicológico a niños sobrevivientes del colegio Enrique Rébsamen tras la caída de uno de los edificios del colegio.

Nos enfrentamos con un grupo de niños que sentían miedo, algunos perdieron amigos, otros vieron el edificio caer, algunos hablaban del tema, otros no pero definitivamente todos necesitaban guía en cuanto a cómo lidiar con sus pensamientos y sentimientos.

Los perros elegidos para la misión fueron Doggy, quien en ese momento era uno de los perros ACUMI preparado como perro de apoyo emocional, hoy doggy ya tiene un hogar en casa de una familia que lo quiere y cuida mucho, La Kokis, nuestra perrita estrella que nos acompaña a todos lados y Dakota, un perrita ACUMI que había sido recientemente adoptada y que sabíamos que era ideal para esta actividad, por lo que le pedimos a su familia humana que si nos podía acompañar en la actividad para que Dakota pudiera participar.

En palabras de la terapeuta Ivonne Klein quien guió la terapia “Los perros de ACUMI permitieron generar un clima de confianza y cuidado que les ayudó a los niños a escucharse entre ellos y escuchar las estrategias para el manejo del miedo y el enojo con las que queríamos trabajar”.

Una de las actividades que más nos gustó, fue cuando Ivonne les pidió a los niños que le cuenten al perro sobre un miedo que tenían, fue impresionante ver como niños a los que les estaba costando trabajo expresar sus sentimientos, platicaron con el perro sobre sus miedos más profundos y eso permitió a la terapeuta hacer una intervención acertada con los niños acorde a lo que estaban sintiendo.

También hubieron risas, juegos, un poco de diversión y por supuesto nuestros perros, que disfrutan apasionadamente de las caricias, fueron los más felices de estar ahí, ayudar y recibir mucho cariño de tanta gente.

Una actividad que sin duda se quedó en la memoria y corazón de todos nosotros, pero que además dió pie a un programa que al día de hoy ha impactado a 575 personas de forma directa.

Gracias a todos nuestros donadores y aliados por hacer de esta y todas las actividades que realizamos en ACUMI, una realidad.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

0